“Cantos de trabajo de llano” patrimonio cultural inmaterial Unesco.

Por Carlos Alberto Duque.

“Lo que en el pasado le pedimos al futuro es presente hoy”

LA ORINOQUIA COLOMBO VENEZOLANA TIENE MOTIVO DE CELEBRACIÓN.

(…) y yo le dije “no, háblele a la vaca que ese animal no está muerto, ¿Por qué no le habla? Háblele a la vaca, que ella se dé cuenta que usted va a tocarla”, (…) usted suelta, mire usted va a ordeñar una vaca y la vaca tiene nombre, y la vaca entiende: se llama la vaca Pomarrosa, una comparación, y lo que le digo vea, no más por ahí. “El que tiene soga enlaza y el que no se va a la cola, Pomarrosa Pomarrosa”. Y la vaca se da cuenta y el becerro está escuchando que esa es la mama y “¡Pomarrosa, Pomarrosa, Pomarrosa!” (Benito Cardozo Jaspe. La Primavera, Vichada).

Aunque parezca extraño lo que en otrora formaba parte de una cotidianidad hoy representa una singularidad.

 Los “Cantos de trabajo de llano” han sido  trasmitidos oralmente de generación a generación en el contexto de las actividades productivas tradicionales de los llanos, ellos cuentan con componentes de música y literatura, por tales razones el Ministerio de Cultura los reconoció como patrimonio cultural inmaterial de la nación como una manifestación que hace parte de la cultura, memoria y creatividad del pueblo llanero y como un conjunto de expresiones inmateriales del universo cultural de la Orinoquia asociado a las actividades tradicionales de la ganadería extensiva.

Cuatro son las variantes orales y sonoras: Los cantos de ordeño, los de cabrestero, los de vela y los de domesticación, formados por silbidos, gritos, llamados y japeos (voces de los arrieros) todos interpretados a capella en las faenas de trabajo con el ganado.

El reconocerlos y fomentar su salvaguardia es un reconocimiento a la diversidad cultural, la creatividad y la memoria colectiva, que enriquecen y dan sentido a la construcción de la nación.

 La resolución 0054 de 8 de enero de 2.014 del Ministerio de cultura obedece a un Plan de salvaguardia de carácter urgente pues hoy son pocas las personas que los vieron en su cotidianidad.

Los municipios donde los cantos tienen mayor vigencia son:

Arauca: Arauca, Cravo Norte Puerto Rondón y Tame

Casanare: Aguazul, Hato Corozal, Maní, Monterrey, Nunchia, Orocue, Paz de Ariporo, Pore, San Luis de Palenque, Tauramena, Trinidad, Villanueva y Yopal

Meta: Barranca de Upia, Cabuyaro, Cumaral, Puerto Gaitán, Puerto López, Restrepo y San Martin

Vichada: la primavera, Puerto Carreño y Santa Rosalía

El día 5 de diciembre del presente en la isla sur coreana de Jeju en la décimo segunda sesión del comité para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco fue aprobada la inclusión de los “Cantos de trabajo de llano”.

Un gran orgullo representa que esta sea la primera manifestación de la Orinoquia en ser incluida en el Patrimonio Cultural Inmaterial Unesco y la novena al día de hoy en el país.

Resta un largo camino para su salvaguardia, queda por saber quién mejor los canta, quien mejor  la práctica y quien mejor los celebra.

“Sobre los llanos, la palma;

Sobre la palma, Los cielos;

Sobre mi caballo, yo;

Y sobre yo, mi sombrero”.

Lo compartimos con los que lo valoran.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *