El hombre que decidió rehacer su brazo

Por: Juliana Puentes.

Quien pierde un miembro de su cuerpo tiene el desafío y la oportunidad de reconstruirse  e incluso de reinventarse. Esta es la premisa de Nicolás Huchet, un francés que encontró en la pérdida de su brazo derecho la oportunidad de tener todos los brazos derechos que alguien podría imaginar: uno robótico que le permite incluso escribir en computador, otro para tocar la batería, otro para escalar montañas, e incluso uno con la forma de la pinza de un crustáceo (y si se puede dar rienda suelta a la creatividad, ¿por qué no?) Por supuesto la lista sigue.

En medio de su búsqueda de alternativas para poder continuar con sus aficiones luego de un accidente laboral, Nicolás descubrió que con mucha creatividad, su discapacidad podría convertirse en algo de hecho muy llamativo.  Pero mientras él vivía este proceso, pudo notar que la mayoría de personas discapacitadas tendían a esconder su condición, e identificó una presión social que lleva al discapacitado a aislarse. Desde entonces se propuso demostrarles a personas con todo tipo de discapacidad las infinitas y creativas posibilidades que tienen de auto repararse.

PRIMER DESAFÍO: LOS COSTOS

Ahora bien, si una persona puede llegar a reconstruirse, y de esta manera darle un nuevo significado a su condición física, aún queda un gran obstáculo por superar: los costos.

Aunque en Francia la seguridad social cubre los gastos de rehabilitación de un paciente amputado (lo cual es apenas un sueño en nuestro país, donde los pacientes tienen que asumir costos o enfrentarse a largos procesos con las EPS’s) esto no cubre dispositivos más avanzados en términos tecnológicos y de diseño, cuyo precio puede llegar a los 50.000 euros, unos 150 millones de pesos aproximadamente.

Es por esto que Nicolás decidió hacer uso de las herramientas de intercambio de información que existen en la actualidad, a través de las cuales es posible acceder a planos y tutoriales para la fabricación de dispositivos electrónicos,  así como de las innovaciones en producción que suponen las impresoras 3D.  Inspirado en los denominados Fab-lab o laboratorios de construcción colectiva, creó en 2012 My Human Kit, una fundación que busca poner tecnologías, conocimiento y herramientas a disposición de los discapacitados. Su objetivo central es “el restablecimiento de la salud para todos mediante la invención, el intercambio y la producción de ayudas técnicas para discapacitados realizables por y para los involucrados”. A su proyecto se fueron uniendo técnicos, programadores y otros voluntarios, discapacitados o no.

Este modelo,  enmarcado en el colaboracionismo y en el do it yourself o hágalo usted mismo, ha sido muy exitoso no solamente en el plano de la “reparación” física, sino principalmente en el emocional, pues ubica a los discapacitados en el centro del proceso empoderándolos como expertos en su propia discapacidad, y les permite explorar posibilidades estéticas y funcionales que la ortopedia tradicional no contempla o que resultarían muy costosas.

Al respecto, Delphine Bézier, jefe de proyecto de la fundación, afirma que la persona más idónea para tomar decisiones y generar ideas sobre su cuerpo es el discapacitado mismo, pues es  quien conoce verdaderamente su condición y los retos a los que se enfrenta cada día. Es por esto que la ONG además de generar desarrollos  específicos de aparatología, anima y acompaña los proyectos que surgen de los mismos discapacitados: sillas de ruedas eléctricas cada vez más prácticas, innovadoras y de bajo costo, prótesis ortopédicas y auditivas entre otros.

El impacto de su trabajo les ha llevado a ganar el apoyo de gigantes de la producción industrial como AIRBUS, empresa que puso a disposición de My Human Kit su equipo técnico y humano para el desarrollo de prototipos. Pero tal vez su mayor logro hasta ahora ha sido ser seleccionados como finalistas en el concurso Google Impact Challenge Francia, lo que les ha valido un reconocimiento y apoyo que han sabido canalizar para generar más posibilidades para los discapacitados que llegan a sus talleres buscando alternativas de reparación.

Hugues Aubin, desarrollador web y coordinador de proyectos de My Human Kit, afirma que el objetivo que se han planteado es llegar a construir una red mundial de laboratorios de creación que permita la libre circulación de información en pro de la reparación humana.  Por ningún lado aparece la intención de patentar o privatizar los diseños, no se trata de comercializar los dispositivos, sino precisamente de hacer accesible la tecnología a quienes la necesitan para mejorar su calidad de vida.

Este trabajo ha llevado a su fundador a visitar 20  países de Europa y Asia, donde ha expuesto su experiencia ante agencias de cooperación, ONG’s y universidades, y donde asiste a ferias de  tecnología para incentivar y guiar la implementación local de este tipo de proyectos. Verlo cambiar la mano con la que sostiene el micrófono por una que le permite mover los dedos, hacer la prensa o girar la muñeca con un modelo hecho por él mismo tal como lo hacen prótesis que en la industria de alta tecnología sería casi impagable, es extraordinario e inspirador.

La relevancia de su empeño ha sido reconocida por el Museo del Hombre de París, donde se expone la primera mano que construyó, resaltando el momento histórico en el que el hombre aprende a repararse a sí mismo.

Este tipo de iniciativas son de gran valor para nuestro país teniendo en cuenta el reto que enfrenta en la actual coyuntura de terminación del conflicto. La ya dramática cifra de 11.209 víctimas por minas entre civiles y militares entre 1990 y 2015 que presenta el DAICMA, sin duda aumentará de manera importante ahora que excombatientes de las FARC se encuentran concentrados en las zonas veredales y se reincorporan a la vida civil.  Aún no es clara la manera como el Estado cumplirá con su responsabilidad de brindar a todas las víctimas de la violencia procesos de rehabilitación no solamente física, sino también emocional, así como mecanismos de inserción social para una reparación integral.

 

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *