Peregrinos por Colombia

Por: Guillermo Hernan Ariza Vega*

En Colombia, la calidez y alegría características de su gente, hace que cada lugar del territorio nacional se torne en un paraje inolvidable.

La inmensa llanura con sus idílicos atardeceres, fantástica fauna y lujuriante vegetación; son el marco perfecto para gozar noches románticas pletóricas de folclor. El ambiente rumbero y descomplicado del costeño hacen de sus costas del pacífico y caribe un lugar ameno, sus playas blancas de fina arena, mar y sol, adornadas de variados colores; son propicios para el amor, descanso y los deportes acuáticos. El centro y sur del país, llenos de historia, arquitectura colonial y paisajes verdes invitan a evocar tiempos pasados.

La gastronomía colombiana variada y peculiar, rica en texturas y sabores convierte un sencillo plato en manjar exquisito para el paladar más exigente.

La invitación es a poner alas a la imaginación y viajar por Colombia; que por su historia, tradición y costumbres, enamorará a quienes tienen el privilegio de visitarla. Los colombianos son anfitriones únicos, con corazones alegres y abiertos, dispuestos a hacer sentir al forastero como en casa, razones válidas para que cualquier persona sin importar su origen, raza o idioma, vuelva con una persona diferente a visitarnos.

Millones de colombianos aprovechan Semana Santa, para viajar a los santuarios religiosos de los diferentes departamentos, visitan los templos turísticos, acuden a playas abarrotadas de personas buscando un metro cuadrado de arena para broncear sus cuerpos y mostrar lo espectacular que la pasaron en la temporada, logrando activar la economía del país, además de generar la fe religiosa en esta semana mayor.

Finalmente cada persona tiene derecho a usar como mejor le parezca su tiempo, para reflexionar según sus creencias religiosas. Un verdadero peregrinaje debe ser personal para tener una experiencia espiritual íntima con Jesús y así poder analizar su infinita misericordia y grandeza como hombre encarnado y su enseñanza de amor como ser humano.

*Miembro de la Asociación Colombiana de Locutores (ACL).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *